Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dibujar (o escribir, o las dos) comics es una labor muy difícil que a veces termina por hartarte, y acabas partiendo una página del capítulo que tienes que entregar en 5 días (caso de mi compañero Javi). El principal motivo son los plazos de entrega. Otro es no saber de qué va a ir el siguiente capítulo, aunque eso tiene que ver con los plazos de entrega. También está cansarte del cómic pero tener que seguir haciéndolo. Por eso he decidido hacer esta guía para la gente que esté empezando y quiera hacer un cómic (y sobrevivir).

 

Primer consejo: esforzarse poco no significa que seas vago/a, significa que aprecias tu vida social

Cuando yo hacía Adulmon, el maestro de inglés me dejaba hacerlo en clase, además de que cuando tenía algún rato libre o faltaba un maestro me pasaba la hora con Adulmon, y aún así necesitaba trabajar al menos 1 hora por la tarde para llegar al plazo de entrega, daba igual lo que tuviera que hacer. De hecho, sin la hora diaria que tenía en inglés, habría necesitado dibujar entre 1 hora y media y 2 al día, incluyendo los fines de semana. Y yo, como persona que soy, necesito tiempo de ocio (quizá no es algo que necesito por ser persona, pero lo necesito). Por lo tanto, tengo mi propio modelo de trabajo. El normal es: guion, storyboard, lápiz, entintado y digitalización. Pero yo me salto unos cuantos pasos:

No hago guion. Hago la historia sobre la marcha, mientras dibujo.

No hago storyboard. Hago directamente el cómic a lápiz, y si hay algo que no me gusta lo borro y listo.

El lápiz no lo borro (bueno, ahora sí, pero cuando hacía Adulmon no). Si quedan marcas me da igual, bueno, no me da igual, es que no lo veo hasta que está publicado y es entonces cuando me cago en todo.

El entintado no lo hago en el ordenador, ni con pluma, ni con pincel, ni ninguna de esas cosas innecesarias que hacen los otros. Yo cojo un rotulador de 1 euro que me compré en la prensa Galindo el otro día y me pongo a repasar las líneas con la experiencia de un niño (hace muy poco que he empezado a entintar). En la capa de lápiz todo está perfecto y bonito, pero a la hora del entintado pasan cosas como esta:pasancosascomoesto

Ahora mismo uso unos rotuladores de tinta china de 10 euros, pero ha sido algo casual. En cuanto se me gasten vuelvo al viejo sistema.

Segundo consejo: la música es fundamental

Aunque solo te guste una canción y tengas que repetirla mil veces hasta cansarte, tienes que escuchar música mientras dibujas. Porque por más bonito que parezca estar en tu salón dibujando en la mesa tranquilamente, sin música te vas a morir. Charlar con alguien distrae, ver la tele distrae, tomarte un zumito distrae… Y si no quieres morir de aburrimiento, deberás recurrir a la música. Pero ojo: ponte una playlist. Si vas a tener que estar poniendo una canción diferente cada 2 minutos, va a ser peor, por lo que deberás sufrir instalándote Spotify, haciéndote una playlist de 1 hora y tragándote anuncios (a menos que pagues Spotify premium, pero eso no lo hace nadie). Recomiendo escuchar bandas sonoras, álbumes o recopilaciones, para no pasar 1 hora eligiendo canciones.

Tercer consejo: antes de publicar

Antes de empezar a publicar Adulmon, yo ya tenía 3 capítulos hechos, para que si alguna vez no conseguía llegar a la fecha pudiera publicar el que ya tenía hecho. También tienes que tener claro hacia dónde va la historia, más o menos, para luego no tener un bloqueo. Por ejemplo, en Adulmon la traficante del capítulo 4 se iba a volver su acompañante, iban a aparecer dos niños pijos que querían liberar a los adultos para que su papi los volviera a mimar, y un entrenador misterioso de la liga que podía invocar a una pandilla de canis completa con una piruleta de marihuana muy rara. Esto también sirve para saber si te gusta el cómic, así después no lo dejas a mitad de la serie, porque si te dedicas profesionalmente a esto lo más probable es que te obliguen a seguir. Por ejemplo, en Japón si te publican en alguna revista firmas un contrato en el que dice que la serie solo puede terminar si te dicen que lo hagas (eso es una mierda, porque significa que tu cómic es de los que menos gustan) o si llega a su final de forma natural. Por ejemplo, Naruto o Death Note llegaron a su final de forma natural. Bueno, el caso de Death Note es algo ambiguo, porque es posible que el autor quisiera que terminara con la muerte de L pero que su editor les dijera que continuaran. Para aprender más sobre estas cosas, recomiendo leer el manga Bakuman, que habla sobre dos chicos que quieren ser mangakas y son contratados en una revista y se van haciendo famosos… porque trata este tipo de trabajo de forma muy cercana. Si lo digo de forma muy resumida suena aburrido, pero de verdad vale la pena.bakuman

Cuarto y último consejo: no creas…

-No creas que vas a tener muchos seguidores desde el principio. Javi y yo queríamos hacer encuestas de popularidad y cosas así, pero nos chocamos con la realidad.

-No creas que de verdad este es un trabajo cansino. Yo lo trato de forma cómica, pero hay gente que lo soporta más y gente que lo soporta menos. Eiichiro Oda, el autor de One Piece, solo duerme 3 horas y trabaja 11 horas todos los días, pero nunca ha tenido ningún incidente, ni tan siquiera se ha cansado de su trabajo.eiichirooda

-No creas que esto no es algo moldeable. Hay gente que publica por semana, gente que publica por meses, y hasta años. Si quieres empezar lo mejor es no hacer una serie, lo más recomendable es hacer un one-shot (un solo capítulo), porque no tienes un tiempo definido para hacerlo y puedes poner todo el contenido que quieras; pero esto depende, a mí me motiva más ir a contrarreloj, si tuviera que publicar un capítulo por quincena me quedaría una semana sin hacer nada pensando “ya lo haré después” y la otra me daría pereza.

Y fin.